10 puntos que NO tienes que hacer con un bozal

Los 10 puntos que nos ayudarán a tener un uso correcto del bozal. NO hay que:

  1. Utilizarlo sin haber habituado antes al perro a llevarlo: lo más probable es que el perro perciba el bozal como una molestia y su percepción del bozal vaya empeorando cada vez que se le coloca a la fuerza. Cuando las malas experiencias se repiten, los perros pueden intentar escapar o llegar a defenderse de forma agresiva cuando ven que el propietario está a punto de ponerle el bozal.
  2. Utilizar los bozales de tubo de forma prolongada: además de ser prohibido su uso en algunos municipios, utilizarlos durante más que unos pocos minutos seguidos puede ser perjudicial para el perro.
  3. Utilizarlo solo como medida excepcional en los momentos críticos (p.ej. solo durante la visita veterinaria o solo durante otra situación desagradable): el perro acaba asociando el bozal con algo desagradable y se hace más complicado utilizarlo más adelante. Llevar el bozal debería ser una actividad normal para el perro, así que se debería introducir en la rutina diaria del perro y ponérselo de vez en cuando incluso cuando no necesita llevarlo
  4. Utilizar el bozal para resolver un problema de miedo o agresividad sin hacer ningún ejercicio especifico para cambiar la percepción que el perro tiene del estímulo que provoca la reacción de miedo o de agresividad. Si se utiliza simplemente como herramienta prevenir mordidas, lo más probable es que el problema de conducta empeore. En cambio, si se utiliza como medida de seguridad dentro de un plan de modificación de conducta, es una ayuda preciosa para trabajar en seguridad.
  5. Utilizar el bozal para conseguir que dos perros dejen de pelearse. Los perros se pueden pelear y hacer daño incluso teniendo el bozal puesto y el conflicto que tienen no solo puede seguir estando sino que puede empeorar. En cambio el bozal se puede utilizar como medida de seguridad mientras se realizan ejercicios para que los perros cambien la mala percepción que cada uno tiene del otro.
  6. Utilizarlo para evitar que el perro realice destrozos cuando se queda solo en casa: tanto si se trata de un problema de ansiedad por separación como si son destrozos relacionados con una falta de estimulación ambiental, el bozal no resuelve el problema y podría incluso empeorarlo. Además el perro podría hacerse daño al intentar quitarse el bozal o acabar realizando otros comportamientos problemáticos.
  7. Utilizarlo para evitar que el perro ladre: los ladridos excesivos pueden tener muchas explicaciones y a menudo se relacionan con problemas de ansiedad. Dejar al perro con el bozal puesto para que no ladre no resuelve y puede incluso empeorar el problema que provoca el ladrido. Si el perro tiene un problema de ladrido excesivo es fundamental identificar el origen del problema y solucionarlo.
  8. Utilizarlo para castigar al perro: el uso de bozal para castigar al perro, junto con otras técnicas que se basan en la manipulación física y en la confrontación directa para modificar el comportamiento del perro, puede provocar reacciones agresivas (Herron et al., 2009). En el estudio de Herron et al. (2009), el 25% de los perros que han recibido este tipo de manipulación han reaccionado de manera agresiva. Además cuando se utiliza de esta manera el simple hecho de sacar el bozal para castigar al perro puede desencadenar una reacción agresiva por parte del perro.
  9. Confiar al 100% en el bozal: el bozal se puede romper o estar mal colocado y el perro se puede encontrar sin bozal justo en el momento menos oportuno. Tener el perro atado puede ser un buen plan B para los momentos críticos.
  10. Dejar al perro con bozal y sin supervisión.

Un bozal bien utilizado, es una herramienta que puede ser útil: no la desperdicies con un mal uso.

Bibliografía consultada

Herron, M.E, Shofer, F.S., Reisner, I.R., 2009. Survey of the use and outcome of confrontational and non-confrontational training methods in client-owned dogs showing undesired behaviors. Applied Animal Behaviour Science 117 47–54.