¿Cómo conseguir gatitos y gatitas sociables?

Hay que realizar un programa de socialización que incluya experiencias positivas con personas diferentes, por ejemplo hombres, mujeres, niños de diferentes edades (siempre bajo supervisión), personas de diferentes etnias, etc. Las experiencias positivas deberían incluir la manipulación delicada a partir de la segunda semana de vida, a pesar de que se pueden conseguir gatitos sociables incluso empezando el programa de socialización con las personas a partir de la quinta semana (Lowe y Bradshaw, 2002).

¿Cómo aprovechar al máximo de la etapa de socialización?

La manipulación debería durar aproximadamente 40 minutos repartidos a lo largo del día evitando que los gatitos se cansen o estén expuestos a situaciones extremas: retenerlos con la fuerza y obligarlos a recibir caricias son manipulaciones contraproducentes.

Muchas propietarios tienen la expectativas de poder acariciar, manipular y coger en brazo a su gato, sin embargo por naturaleza los gatos no perciben como “naturales” estas manipulaciones y cuando alguien les levanta del suelo o les bloquea físicamente su reacción natural es asustarse: necesitan recibir mucho contacto social y habituarse a estas manipulaciones en época temprana para llegar a apreciar la compañía humana y disfrutar de este tipo de contacto físico.

Más allá del contacto con las personas, los gatitos deberían estar expuestos a gran parte de las situaciones y experiencias que formarán parte de su ambiente de vida una vez adultos. Entre las experiencias tempranas del gatitos se deberían incluir experiencias positivas con otros animales de compañía, viajes en coche, manipulaciones de todas las partes del cuerpo, ruidos que se pueden escuchar dentro de casa, etc. (Casey y Bradshaw 2008).

Muchos propietarios refieren que sus gatos no aman viajar en coche o no les gusta explorar lugares nuevos. Y ¿si no se tratara de características típicas de los gatos, sino del hecho de que los gatos no suelen estar expuestos a este tipo de experiencia cuando son pequeños?

Con respecto a la convivencia con los perros, hay que tener en cuenta que es importante que el gato se habitúe a la presencia de individuos específicos, como el perro de casa, y siempre en una situación protegida, pero es preferible que, para su seguridad, no generalice este aprendizaje a todos los perros, así que hay que evitar exponer el gato a muchos perros desconocidos. La desconfianza inicial hacia los perros desconocidos puede salvar la vida al gato.

A pesar de que no sea muy frecuente en España, algunas clínicas veterinarias organizan clases de socialización para gatitos para proporcionar experiencias positivas y controladas con los estímulos que formarán parte del ambiente de vida del gato.

El programa de socialización debería continuar hasta la semana 7 u 8. Hasta ese momento es fundamental que el gatito siga estando con la madre y sus hermanos: gatitos que han sido separado demasiado pronto de la madre y de los hermanos pueden tener problemas más adelante en adaptarse a vivir en una casa con varios gatos. El destete temprano puede alterar también el desarrollo natural de la conducta de juego y de la conducta predatoria.

El hecho de que no se aconseje adoptar un gatito antes de las 8 semanas de edad quiere decir que es tarea de criadores, particulares o protectoras que tengan el gatito durante estas primeras semanas de vida garantizar que esté bien socializado con las personas y que se haya habituado a las situaciones propias de la futura vida del gato (Casey y Bradshaw, 2008).

A pesar de la importancia de las primeras semanas de vida en el proceso de socialización de los gatos, es probable que en los 2-3 meses siguientes los gatitos sigan aprendiendo sobre su ambiente de vida y sus compañeros humanos (Turner, 2000), así que los nuevos propietarios tendrán que seguir el trabajo empezado durante la etapa de socialización. Y cuando el gatito tiene aproximadamente 4 meses ya se puede apreciar qué efecto ha tenido la socialización con las personas sobre su reacción ante la manipulación. A los 4 meses, esta reacción ya se ha convertido en un rasgo estable del temperamento del gato (Lowe y Bradshaw, 2002).

Algunos expertos aconsejan dejar al gatito con la madre y los hermanos hasta las 12 semanas, siempre y cuando el ambiente de vida sea ideal y el gatito esté recibiendo el contacto adecuado con las personas.

Socializar al gatito quiere decir preparar su sitio entre nosotros y evitar que tenga miedo a las personas una vez adulto (McCune, 1995). Si no se aprovecha bien de esta etapa, el gato no suele llegar nunca a disfrutar de la compañía y del contacto físico con las personas. En algunos casos puede llegar a acostumbrarse a un número reducido de personas pero solo después de intensos trabajos para cambiar su comportamiento.

Descárgate aquí el Checklist de estímulos para que tu gatito sea un adulto feliz.

Bibliografía consultada

Casey, R.A., Bradshaw, J.W.S., 2008. The effects of additional socialisation for kittens in a rescue centre on their behaviour and suitability as a pet. Applied Animal Behaviour Science, 114, 196-205.

Collard, R.R., 1967. Fear of strangers and play behaviour in kittens with varied social experience. Child Development, 38, 877-89.

Karsh, E.B., 1983. The Effects of Early Handling on the Development of Social Bonds Between Cats and People. In: Katcher, A.H., Beck, A.M. (eds.), New Perspectives on our Lives with Companion Animals, Philadelphia, USA, University of Pennsylvania Press, 22-28.

Karsh, E.B., 1984. Factors influencing the Socialization of Cats to People. In: Anderson, R. K., Hart, B.L., Hart, L.A. (eds), The Pet Connection, Minnesota, USA, Center to Study Human-Animal Relationships and Environments.

Lowe, S.E., Bradshaw, J.W.S., 2002. Responses of pet cats to being held by an unfamiliar person, from weaning to 3 years of age. Anthrozoos, 15, 70-79.

McCune, S., 1995. The impact of paternity and early socialisation on the development of cats' behaviour to people and novel objects. Applied Animal Behaviour Science, 45 109-124.

McCune, S., McPherson, J.A., Bradshaw, J.W.S., 1995. Avoiding Problems: The Importance of Socialisation. En: Robinson, I. (de.), The Waltham Book of Human Animal Interactions, Oxford, UK, Elsevier, 71-86. Rheingold, H.L., Eckerman, C.O., 1971. Familiar social and nonsocial stimuli and the kittens response to a strange environment. Developmental Psychobiology, 4, 71-89.