El mejor amigo de los reclusos

Desde 2008, más de 700 reclusos de 14 prisiones españolas han podido cuidar y convivir con 33 perros gracias a un convenio de Instituciones Penitenciarias con la Fundación Affinity. Como explica una de sus responsables, Maribel Vila, en algunos casos, los internos son los cuidadores del animal y se responsabilizan de sus cuidados, alimentación, rutinas... En otros, el animal forma parte de algún programa terapéutico dirigido por los educadores o psicólogos de la cárcel.

«El perro es un gran facilitador», explica Vila -técnico en terapia asistida con animales-, «y conecta rápidamente con cuestiones emocionales de los internos que de otra manera resultaría más difícil». Gestión de la violencia, de la depresión, compañía para algunos presos que no tienen familia... «La prisión es un entorno duro y el perro permite romper barreras y conectar con hombres duros. A veces, ves a internos con delitos de sangre hablarle al animal como si fuese un niño», explica Vila.

Podéis consultar la noticia completa: El mejor amigo de los reclusos. Publicada por: El Mundo.

Te puede interesar

Vídeo: ¿Cómo ayudan las terapias con animales a las personas?

El perro como motivador de aprendizaje

Añadir nuevo comentario