Mi hijo quiere adoptar un perro o un gato

Si estás pensando en adoptar una mascota para tu hijo, ten por seguro que será de las decisiones más acertadas que tomes en mucho tiempo. Seguramente ya ha comenzado a pedirte un compañero de aventuras y te preguntarás qué beneficios aportará un nuevo miembro en la familia. 

El vínculo que se establece entre la mascota y el niño durará toda la vida. Será el complemento perfecto a sus relaciones sociales además de enseñarle valores tan importantes como el amor y el respeto. Le ayudará a expresar sentimientos y emociones. Junto a él aprenderá comunicación no verbal, desarrollará su capacidad empática y su autoestima subirá por los aires.  

Te gustará saber que los niños con mascota desarrollan también un mejor sistema inmunológico y es menos probable que desarrollen alergias a los alimentos o asma.

No olvidemos que las mascotas son exigentes, requieren cierto grado de responsabilidad y este valor, será decisivo a la hora de su desarrollo personal. Tener una mascota, también aliviará su soledad y si es hijo único será una decisión doblemente acertada.

Un estudio desarrollado por el Observatorio Fundación Affinity, ha concluido que 8 de cada 10 niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con su perro o gato antes que con los videojuegos. Es un ejemplo más del vínculo que se genera entre el niño y su perro.
Su mascota también necesitará su espacio y sus momentos de relax, así que lo ideal es enseñar límites tanto al animal como a su pequeño dueño.  

Investiga sobre que tipo de perro o gato se adapta mejor a vuestro entorno y decídete a adoptar. Vivirá junto a su amigo, tendrá multitud de historias que recordará para siempre. Correrán juntos, saltarán, harán travesuras hasta caer rendidos. 

Una relación basada en el afecto que le ayudará a ser mejor persona.