Pepita y Nela

En su vida ha tenido cinco perros. Y ahora, en la residencia geriátrica Josefa –“pero mejor llámame Pepita”- se encarga de cuidar y alimentar a Nela. “Es que siempre me han gustado; los perros tienen un don que nos hace estar bien con ellos”.