¿Un perro puede volver a querer después de haber sido abandonado?

El vínculo afectivo que se establece entre un animal y un humano puede llegar a ser realmente fuerte. Pero en algunos casos esta relación puede romperse y desgraciadamente terminar con un animal más abandonado.

¿Te has preguntado alguna vez si un animal que ha sido abandonado podrá volver a confiar en el ser humano?

Una investigación científica confirma lo que muchos propietarios de animales adoptados ya sabían: los perros pueden volver a formar vínculos emocionales con las personas, a pesar de haber vivido durante un tiempo en un centro de acogida de animales abandonados.

Seguro que si eres propietario perro que fue abandonado, solo necesitas mirar su comportamiento para estar convencido de lo importante que eres para él. Sin embargo, en investigaciones científicas, para estudiar el vínculo que une un perro a su propietario se emplea un protocolo parecido al utilizado para estudiar el apego de los niños pequeños hacia sus madres y conocido como la prueba de “la situación extraña”. En esta prueba un perro, su propietario y un desconocido protagonizan en una habitación varios episodios de separación y de reunión con el objetivo de estimular la conducta de apego del perro hacia el propietario, además de detectar la diferencia del comportamiento del perro hacia el desconocido.

Estudio realizado en Hungría, con un grupo de perros abandonados

En una investigación llevada a cabo en Hungría un grupo de perros abandonados han tenido contacto con una misma persona durante 3 encuentros de 10 minutos cada uno, realizados en días seguidos. En cada encuentro la persona ha paseado al perro con correa, le ha hablado, le ha acariciado, ha jugado con él y ha repasado ejercicios de educación sencillos como el sentado.

Al final de los 3 días, los perros han sido expuestos a la prueba de la "situación extraña" donde la persona que ha interaccionado con el perro durante 30 minutos en total ha tenido el papel de "propietario". ¿La respuesta de los perros? Han reaccionado como si se tratara de su figura de referencia y la han preferido al desconocido que ha ido entrando y saliendo de la habitación.

Conclusiones del estudio

La conclusión del estudio es que no son solo los cachorros de pocas semanas quienes pueden formar vínculos con las personas: también los perros adultos pueden hacerlos y aún más si se encuentran en una situación en la que no pueden formar relaciones de apego con las personas durante mucho tiempo, por ejemplo porque viven en un centro de acogida. Estos perros pueden crear vínculos emocionales incluso después de un contacto social muy corto con una misma persona.

Claramente la tendencia a formar nuevos vínculos afectivos puede verse afectada por el nivel de socialización del perro hacia las personas en general, sin embargo hay muchos perros que viven en los refugios que están deseando volver a querer, ahora tú podrás darles una segunda oportunidad.

Bibliografía consultada

Topál, J., Miklósi, A., Csányi, V., Dóka, A., 1998. Attachment behavior in dogs (Canis familiaris): a new application of Ainsworth's (1969) Strange Situation Test. Journal of Comparative Psychology 112(3), 219-229.

Gácsi, M., Topál, J., Miklósi, A., Dóka, A., Csányi, V., 2001. Attachment behavior of adult dogs (Canis familiaris) living at rescue centers: forming new bonds. Journal of Comparative Psychology 115(4), 423-431.