6 Beneficios de llevar el perro a la oficina

En los últimos años está aumentando la tendencia a permitir el acceso de los animales de compañía en hospitales, geriátricos, colegios, y otros centros incluidas algunas oficinas. La razón es que son de gran ayuda para reducir la ansiedad y aumentar los niveles de bienestar, en especial, en un ámbito tan estresante como una empresa. De hecho, existen 6 beneficios principales con los que comprobarás como trabajar cerca de tu perro tiene muchas ventajas.

1. Disminuye el nivel de estrés

Según un estudio publicado por la Virginia Commonwealth University, aquellos propietarios que pueden ir a trabajar con su perro ven como sus niveles de estrés disminuyen. Para confirmarlo se compararon los niveles de estrés a lo largo de toda una jornada laboral de tres grupos diferentes de empleados. Por un lado, aquellos que habían llevado el perro a la oficina y los que habían dejado el perro en casa y, por otro, los que no tenían animales de compañía.

Se analizaron muestras de saliva en búsqueda de indicadores hormonales de un repuesta de estrés y se usó un sistema de autoevaluación donde cada persona declaraba el nivel de estrés percibido. Sin embargo, destacó que esta reducción del nivel de estrés solo se produce en los propietarios de perro que llevaron su animal a la oficina, ya que aquellos que dejaron su perro en casa o los que no tenían animales de compañía se beneficiaron en menor medida.

Aunque los participantes sí que comentaron que los perros son una presencia positiva, que aumenta la cooperación entre compañeros de trabajo y la moral de los empleados, además de aliviar el estrés. Así que parece que los beneficios podrían ser más generales.

2. Mejora la comunicación

Llevar el perro a la oficina también es un importante estímulo para fomentar una buena relación entre compañeros de oficina. De hecho, muchos estudios confirman que el perro impulsa la creación de conversaciones y facilita la comunicación entre personas.

3. Fomenta la creatividad y aumenta la productividad

Está demostrado que hacer pausas breves durante una sesión de trabajo contribuye a promover la precisión y el rendimiento global. Así que, ¿quién mejor que un perro para recordar cuando toca hacer un pequeño descanso?

Un breve paseo en su compañía tendrá un gran efecto beneficioso para la salud de los trabajadores y sobre sus nivel de estrés. Además, se considera que podría tener también consecuencias positivas en la disminución de las peticiones de baja por problemas de salud, estrés o ansiedad.

4. Contribuye al ahorro

Aparte del punto de vista emocional y de salud, trabajar cerca de tu perro también tendrá un destacable efecto en tu bolsillo. Y eso es porque al estar contigo no deberás invertir dinero en contratar paseadores o una guardería. Asimismo, ¿con quién estará mejor tu perro que contigo?

5. Acaba con la culpa

Lo normal es que nuestro trabajo nos ocupe unas ocho horas al día, cinco días a la semana. Si a esto le sumamos el tiempo que pasamos en trayectos de un lado a otro, ir al gimnasio, quedar con los amigos… las horas que pasamos con nuestro perro son pocas. Y esto hace que nos sintamos culpables y preocupados ya que el perro se queda solo en casa. Así que la posibilidad de poderlo llevar al trabajo eliminaría toda culpa y, de hecho, si pudieran lo más seguro es que la mayoría de los propietarios se llevarían el perro al trabajo.

6. El perro lo agradecerá

Estos beneficios no son exclusivos del propietario o los empleados, sino que también se tiene que sumar un último beneficio igual de importante. Y es que esta situación también revertiría en el estado de ánimo del perro, quien estaría mucho más feliz ya que al ser un animal gregario no lo pasa bien solo.

A pesar de lo positivo, no hay que olvidar que no a todo el mundo le parecerá bien tener un perro cerca. Pueden ser personas alérgicas o que tienen miedo a los perros. Por eso, es esencial que los perros que se lleven a la oficina tengan un buen comportamiento.

Aquellos que muestran conductas agresivas hacia las personas, que no saben hacer sus necesidades en la calle, que ladran en exceso o que tienen cualquier comportamiento que pueda resultar problemático no son los candidatos ideales para ir a trabajar con sus propietarios. Además, los perros deberían estar adecuadamente desparasitados y no padecer problemas de salud contagiosos.

Lo más aconsejable es que cada empresa establezca unas normas para que los empleados puedan aprovechar la oportunidad de llevar el perro a trabajar con ellos, y que el beneficio de ello sea global y para toda la compañía.

Bibliografía y webgrafía

Allen, K., Blascovich, J., Tomaka, J. and Kelsey, R.M. (1991), “Presence of human friends and pet dogs as moderators of autonomic responses to stress in women”, Journal of Personality and Social Psychology, Vol. 61 No. 4, pp. 582-9.

Hunt, S., Hart, L. and Gomulkiewicz, R. (1992), “Role of small animals in social interaction between strangers”, Journal of Social Psychology, Vol. 133, pp. 245-56.

Norling, A,. Keeling, L., 2010. Owning a Dog and Working: A Telephone Survey of Dog Owners and Employers in Sweden. Anthrozoos 23(2), 157-171.

Wells, M. and Perrine, R. (2001), “Critters in the cube farm: perceived psychological and organizational effects of pets in the workplace”, Journal of Occupational Health Psychology, Vol. 6 No. 1, pp. 81-7.

Will Allowing Dogs at Work Benefit Your Company?

One in three absences at work due to anxiety and stress, official Government survey finds