Checklist de viajes en coche con gatos

•    Transportín – Tómatelo como un pequeño apartamento de vacaciones, pero un poco más pequeño. Si cabe su cojín y un pequeño cajón será increíble.

•    Manta o Cojín – Coge algo que tenga en casa y que le sea muy familiar. 

•    Arena – Es aconsejable asear el cajón del gato en cada parada, así que si te llevas la arena le darás uso.

•    Comida, bebida y su comedero – Daremos de comer siempre al final y nunca antes del viaje, de esta manera, nos ahorraremos algún que otro mareo. Pero el agua es otra cosa! En cada parada déjale agua fresca a disposición.

•    Cajón Arena  - Puedes fabricar uno con cartón ya que el de casa será demasiado grande o pasarte por la tienda de animales y buscar uno para viajes.  

•    Juguetes – No escatimes en juguetes, sobre todo esos que tanto le gustan. 

•    Feromonas de familiarización – Utilízalas para que el gato se acostumbre al trasportín, al coche y a vuestro lugar de vacaciones.

•    Identificación – El microchip es fundamental para encontrarlo rápidamente en caso de extravío. Si todavía no se lo has puesto, corre y ve al veterinario. Además, tendrás que llevar contigo su cartilla sanitaria y, si viajas a un país de la Unión Europea, su Pasaporte Europeo. 

•    Salud – Visita al veterinario antes de irte de viaje con tu gato: le hará un chequeo, te informará sobre las vacunas obligatorias en el lugar hacia donde vas y te preparará un certificado de buena salud si hace falta. Llévate también el contacto de algún veterinario de tu lugar de vacaciones. Si algo pasara necesitamos tener toda la información posible a nuestro alcance.