¿Cómo viajar con una mascota en avión, barco o tren?

La decisión de viajar con tu perro o gato en un barco, avión o tren no siempre es fácil. En este artículo te ayudamos a valorar las diferencias entre estos medios de transporte para que tomes la decisión más acercatada.

Viajar en avión

En avión, los animales viajan en la bodega en una jaula de transporte especial, pero perros y gatos que, incluyendo su transportín, no pesan más de 8 kg pueden viajar en cabina (el peso máximo consentido varía en función de la compañía aérea).

El viaje en avión puede tener la ventaja de ser más corto que el viaje realizado con otros medios de transporte pero puede llegar a ser muy estresante, sobre todo cuando el animal tiene que viajar lejos del propietario, que no tiene acceso al animal hasta llegar al destino. Además cuando el vuelo es muy largo, los animales pueden tener dificultad para adaptarse y sufrir algo parecido a nuestro jet lag, con problemas digestivos e irritabilidad.

Para viajar en avión con un animal es preferible reservar vuelos directos en lugar que los que prevén escalas. Además, es aconsejable evitar volar en los días de desplazamientos masivos de viajeros y reservar por tiempo ya que en muchas compañías solo se permite la presencia de un número limitado de animales por vuelo. Algunas compañías aéreas también tienen restricciones con respecto a edad, raza y algunas características especificas de los perros.

Así pues en general no se permite que viajen cachorros que tengan menos de 8 semanas de edad y en el caso de perros que pertenecen a razas consideradas potencialmente peligrosas, se requiere que lleven puesto el bozal, incluso cuando están encerrados en el transportín. Además las compañías aéreas se reservan el derecho de denegar el acceso a los animales que por sus características pueden resultar molestos para los otros pasajeros, como en el caso de animales que huelen mal o que se muestran agresivos con las personas.

En cambio, los perros guía y los perros de asistencia no suelen tener problemas para viajar con sus propietarios en el interior de la cabina y pueden incluso viajar en compañías que normalmente no admiten mascotas a bordo.

Tips. Si un animal viaja en avión no se aconseja sedarlo ya que el uso de sedantes aumenta el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios durante el vuelo, sobre todo en los gatos y en los perros de morro aplanado. Además con la sedación el animal no puede mantenerse en equilibrio y es más fácil que sufra daños si no está bien sujeto.

Viajar en tren

Los trenes de RENFE Cercanías permiten la entrada de gatos y de perros sin límite de peso, siempre que no se opongan el resto de pasajeros: los perros deben llevar bozal e ir sujetos con correa o, si son pequeños, pueden viajar dentro de un transportín como los gatos.

En los trenes de Larga y Media distancia y en AVE sólo se admiten gatos o perros que no pesen más de 10 kg y siempre dentro de un transportín. El animal viaja cerca del propietario pero si causa molestias a los otros pasajeros por ejemplo debido a su comportamiento, la compañía puede obligar al propietario y a su mascota a cambiarse de vagón o incluso a abandonar el tren.

Viajar en barco

Esta opción de viaje suele ser larga y los animales suelen viajar lejos del propietario en una parte del barco destinada específicamente a los animales de compañía y acondicionada con casetas individuales. Sin embargo, en algunos casos el propietario tiene la posibilidad de ir a visitar su animal durante el viaje para comprobar que esté bien y puede incluso sacar a pasear al perro en la cubierta del barco. Los desplazamientos del perro por el barco se tendrán que realizar en transportín o en caso de perros de tamaño medio‐grande, el animal estará provisto de correa, collar y bozal.

En los barcos rápidos y siempre en una zona habilitada para las mascotas, puede estar permitido que los perros de pequeño tamaño o los gatos que no superen los 6 kg de peso viajen en transportín cerca del propietario.

Independientemente del tipo de barco, los perros guía y de asistencia suelen tener libre acceso a las instalaciones y pueden viajar junto al propietario, pero siempre llevando puesto bozal y correa y sin molestar a los otros pasajeros.

Si el animal se marea en el coche, es muy probable que lo haga también en el barco y puede ser aconsejable recurrir a un producto especifico contra el mareo.

Tips: Es fundamental preguntar a la compañía de barcos, aviones y trenes cuales son las normas que regulan el transporte de los animales y reservar la plaza con antelación.

Bibliografía y webs consultadas

Consejos para viajar con mascotas

Claves para viajar en avión con su mascota

Transporte en animales de compañía. Publicado por: www.uab.cat

Viajar con Animales. Publicado por: www.renfe.com

Transporte de animales. Publicado por: www.aena.es

Llevarse el perro o el gato de viaje no siempre es la mejor opción. Si el animal no goza de buena salud, no se adapta bien a los cambios o el destino del viaje no es lo ideal para él, mejor valorar otras alternativas.

Por último, te invitamos a leer 7 Consejos básicos que no puedes olvidar antes de viajar con tu mascota.