El Alzheimer de los perros

Un perro mayor que muestra un cambio en la personalidad, olvida cosas, se desorienta, duerme de día y se despierta de noche, empieza a orinar o defecar en casa, aprende cosas nuevas con dificultad, interactúa menos con el propietario, etc., no es simplemente mayor… Podría estar mostrando síntomas de lo que se conoce como el Alzheimer de los perros.

Síndrome

Técnicamente se llama Síndrome de Disfunción Cognitiva, pero muchos propietarios lo conocen como el Alzheimer de los perros y es el responsable de los cambios muy marcados que aparecen en el comportamiento y en las capacidades cognitivas de algunos perros de edad avanzada. Detrás de este síndrome está un intenso proceso de degeneración del sistema nervioso central que no tiene nada que ver con el deterioro cognitivo normal que experimentan muchos perros mayores.

Signos

Al principio, los cambios en el comportamiento son "sutiles" y poco específicos y no provocan la preocupación del propietario que los atribuye al envejecimiento normal de la mascota: el perro puede ser menos activo, jugar e interaccionar menos con su entorno social, y mostrarse más ansioso de lo que solía ser antes.

Estos signos a menudo pasan desapercibidos hasta que aparecen alteraciones más evidentes que se suelen agrupar en cuatro categorías: alteración de las relaciones sociales, alteración del ciclo sueño-vigilia, desorientación, pérdida de memoria y retraso en el aprendizaje. Desde el punto de vista social, un perro con síndrome de disfunción cognitiva suele disminuir la interacción con el propietario, está menos interesado en recibir caricias o jugar, realiza menos rituales de saludo y muestra menos excitación antes de salir de paseo.

La alteración del ciclo sueño-vigilia se detecta cuando el perro se despierta por la noche y duerme más durante el día. La desorientación puede provocar que el perro "se pierda" dentro de casa o en otro lugar familiar, deambule sin un objetivo claro, se quede "bloqueado" detrás de un objeto sin saber cómo rodearlo o pueda permanecer con la mirada fija en un determinado lugar.

La pérdida de memoria y el retraso en el aprendizaje se suelen detectar cuando el perro deja de realizar ejercicios conocidos, empieza a orinar y/o defecar dentro de casa, no reconoce personas o mascotas que forman parte de su entorno, o le cuesta aprender cosas nuevas.

Comportamiento

Sin embargo, los perros afectados no muestran todos estos síntomas sino que cada uno muestra su propio conjunto de alteraciones del comportamiento, que van empeorando con el tiempo. Los perros pueden desarrollar esta enfermedad a partir de los 7 años y según las estadísticas podría estar afectado hasta el 35% de los perros geriátricos, teniendo en cuenta que se trata de una patología infradiagnosticada.

Diagnóstico

Actualmente el único diagnóstico de síndrome de disfunción cognitiva que puede realizar el veterinario es de tipo presuntivo: se basa en descartar patologías orgánicas que podrían justificar los cambios en el comportamiento (como las enfermedades degenerativas, los tumores, y la disminución de los sentidos), y analizar en detalle los cambios de comportamiento referidos por el propietario para diferenciar entre cambios ligados al síndrome de disfunción cognitiva y otros problemas de comportamiento que no tienen relación con el envejecimiento.

Rutina

Una vez diagnosticada, esta patología no se puede curar. Sin embargo, existen varias opciones que pueden ralentizar el proceso degenerativo y que pueden mejorar la calidad de vida del animal y aliviar la preocupación de su propietario. Se pueden administrar fármacos, nutracéuticos, dietas especiales y realizar algunas pautas, como mantener una rutina fija de comidas y paseos, evitar cambios en la casa y volver a enseñarle con paciencia y muchos premios los hábitos perdidos.

Medidas

A pesar de ser simples medidas paliativas, estas opciones pueden ralentizar el curso de la enfermedad y son más efectivas cuando el problema se diagnostica en su fase inicial. Así que es muy importante que un propietario de un perro mayor que detecta un cambio en el comportamiento de su mascota consulte a su veterinario lo antes posible.

Artículo publicado en Affinity Petcare: El Alzheimer de los perros