¿Por qué y cuando mi perro debe llevar un bozal?

¿Por qué mi perro necesita un bozal?

El bozal debería formar parte de los objetos de cada perro, junto con la correa, el collar y/o arnés, el comedero, el bebedero, los juguetes, la camita, la cartilla sanitaria, la chapa identificativa, etc. Es un utensilio que se utiliza para cubrir el hocico del perro y que sirve para evitar que el perro pueda morder o comer.

¿Cuando debería llevarlo?

El uso del bozal es obligatorio:

  • Para viajar en muchos medios de transporte, como por ejemplo en los trenes de RENFE Cercanías (si no viajan dentro de un transportín), en los viajes en barco en los desplazamiento fuera del área destinada a los animales de compañía, o en el metro de Barcelona.
  • En todos los paseos en lugares y espacios públicos de los perros considerados potencialmente peligrosos según el Real Decreto 287/2002:
    • Perros de raza: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu
    • Perros que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales (en este caso la potencial peligrosidad habrá de ser apreciada por la autoridad competente bien de oficio o bien tras haber sido objeto de una notificación o una denuncia, previo informe de un veterinario, oficial o colegiado, designado o habilitado por la autoridad competente autonómica o municipal)
    • Perros que reúnan todas o la mayoría de características descritas en el Real Decreto 287/2002 del BOE

Al Real Decreto 287/2002 se suman las obligaciones previstas en las leyes autonómicas y las ordenanzas municipales que podrían ampliar la obligatoriedad del bozal a otras circunstancias.

Además el bozal está recomendado para prevenir las mordeduras en el caso de perros que en base a sus antecedentes o su temperamento muestren conductas agresivas, para evitar accidentes en las clínicas veterinarias o en las peluquerías caninas, para evitar riesgos en los paseos por zonas donde el perro suele coger comida, basura o heces del suelo.

Cuando se utiliza para la gestión de conductas indeseables, como la conducta agresiva o comer del suelo, el bozal nunca tiene que ser la única medida adoptada. Para el tratamiento de conductas indeseables es fundamental recurrir a la ayuda de un especialista en conducta y poner en marcha un protocolo de modificación de conducta.

En el siguiente artículo hablaremos sobre ¿Qué tipos de bozales hay y cuales están permitidos?