Un buen perro

Puede que alguna vez te preguntes si tu perro se comporta de manera normal. Es algo que inquieta y preocupa a muchos propietarios. Definir lo que es “normal” no siempre es tarea fácil y en algunos casos ni los expertos están de acuerdo. 

¿Es normal que tu perro se restriegue sobre los restos de un animal muerto? ¿O que haga agujeros en el jardín? En general, un comportamiento se considera “normal” cuando es típico de la especie y la mayoría de perros lo muestra.

Los perros escarban agujeros, son promiscuos sexualmente, comen heces, persiguen lo que se mueve, vagabundean, son territoriales, huelen las deposiciones de otros perros, ladran, buscan en la basura, se revuelcan en olores “irrespirables” para las personas, etc. Así que podemos decir que todos estos comportamientos forman parte del “ser perro”, aunque puedan resultar inaceptables para algunos propietarios. El criterio de “lo que no es aceptable” y acaba siendo un “problema de conducta” suele depender en gran parte de las expectativas y de la tolerancia de cada uno. Sin embargo, algunas conductas del perro no son simplemente molestas y se consideran problemáticas porque representan un peligro para las personas y para los animales que viven con el perro o por suponer un riesgo de lesiones para el propio animal. No olvides que algunos comportamientos pueden ser consecuencia de una enfermedad o de un estado de estrés de tu perro.

Pedir ayuda profesional a los primeros signos de un problema de conducta es fundamental para evitar que la larga duración del problema agote tu paciencia, reduzca las posibilidades de éxito del tratamiento y prolongue el posible estado de estrés en el que vive tu mascota.

Artículo publicado originalmente por Affinity.