¿Es tu perro el hijo que nunca tuviste?

Paula Calvo, investigadora de la Cátedra Fundación Affinity del departamento de Psiquiatría de la UAB, estuvo el pasado 14 de noviembre hablando del vínculo entre humano-animal en el programa La tribu de Catalunya Ràdio.
Pensar que nuestro perro puede ser como "el hijo que nunca hemos tenido" es un tema que se ha escuchado mucho recientemente debido al caso de un perro llamado "Excalibur", el animal de compañía de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada con el virus del ébola en 2018. El perro fue sacrificado por razones sanitarias, frente a lo cual Teresa y su marido demandaron a la comunidad de Madrid. El suceso generó protestas de apoyo por parte de la población y la policía respondió con cargas contra los manifestantes.

Tomando como punto de partida este caso, la investigadora Paula Soler de la Cátedra Fundación Affinity ha explicado en el programa de radio La tribu de Catalunya Ràdio que en la gran mayoría de las veces las familias consideran a sus perros como un miembro más de la familia. Estudios recientes han validado que el vínculo emocional con los animales de compañía puede llegar al mismo nivel que el establecido con nuestras parejas o hijos.

Paula Soler remarca que "el vínculo emocional que te llega con un animal de compañía puede llegar a ser del mismo nivel... aunque la gente sabe que se trata de animales, que sus necesidades y comportamientos son diferentes a los de las personas, la gente siente que el soporte emocional que te da es igual al de cualquier otro miembro de la familia". En el caso de los niños, la relación con un perro es aún más especial y se ha observado cómo el animal tiene un papel importante en el desarrollo de la empatía. La Cátedra Fundación Affinity también ha comprobado que los niños prefieren jugar con el perro que con los video juegos.

¿Pero este vínculo es recíproco? la investigadora explica que si, que es un fenómeno muy estudiado en etología canina y que el perro establece un nivel alto de afiliación con la familia, y principalmente con una figura de referencia.

En el programa también se ha comentado si el vínculo de parte del animal responde a un instinto relacionado con la dominación de aquel que le da de comer. En este punto Paula Soler ha explicado que es más una relación de cooperación que de dominación; incluso en estudios de etología de lobos, la interpretación de la dominación ha perdido respaldo científico, frente a la explicación de la cooperación de los miembros del grupo. Sin negar con esto que en los grupos de animales existan unos con perfiles de liderazgo. La idea de dominancia está en cuestión.




Te puede interesar

Según la Fundación Affinity, un animal de compañía puede ayudar a superar el síndrome del "nido vacío"

Contra la soledad, un animal

Quiero saber de: 

Añadir nuevo comentario