Los perros también son la medicina

perros como medicina

Los perros, además de ser una gran compañía, también ayudan a mejorar la vida de las personas.

La Fundación Affinity lleva más de 30 años impulsando programas de terapias asistidas con animales en diferentes colectivos de España y ha demostrado, con sus investigaciones y programas pioneros, cómo los perros ayudan a las personas con distintas necesidades como: menores tutelados, personas de la tercera edad, internos en prisiones y estudiantes universitarios.

Desde 1995 hasta ahora, la Fundación ha conseguido crear más de 30 programas de terapias, que no habrían sido posibles sin su equipo de perros de terapia. Maribel Vila, coordinadora de los programas, habla de los perros que acompañan a los terapeutas y dice que: “Siempre se ha dicho que los golden o los labradores son los perros más adecuados para estos fines, pero en realidad depende del colectivo que se quiera tratar» y señala que «en los últimos años se ha promovido la utilización de perros de protectora”.

Los perros que acompañan a los profesionales de las terapias asistidas con animales, sin importar si son perros de criadero o perros de protectora, cumplen cuatro requisitos que enumera Maribel Vila: “Que les guste el contacto social, que les encante trabajar a cambio de una recompensa en forma de comida o juegos, que sean equilibrados y no tengan miedos y que no muestren ningún tipo de agresividad hacia las personas. Una vez que se comprueba que los canes cumplen estas premisas se les puede entrenar para ayudar a la gente”.

Cómo ayudan los perros a las personas en las terapias con animales

Los perros de terapias cumplen un papel fundamental en los programas terapéuticos en los diferentes colectivos en los que se implementan; su participación activa aporta mejoras a nivel físico, cognitivo, emocional y social. Aquí resaltamos algunos de los beneficios:

  • A nivel físico los pacientes experimentan mejoras en su movilidad y motricidad fina y gruesa, con actividades enfocadas al movimiento de miembros superiores e inferiores.

  • A nivel cognitivo las terapias asistidas con animales ayudan a fortalecer la memoria, ya que las personas muchas veces tienen que memorizar instrucciones que debe seguir el perro, también realizan puzles y ejercicios en los que tienen que memorizar secuencias.

  • A nivel emocional ayudan a mejorar la autoestima y la autoconfianza, así como el autocontrol, la disminución del sentimiento de soledad y el aislamiento.

  • A nivel social la aparición de un perro en los diferentes escenarios de las terapias grupales invita a los participantes a hablar entre ellos, reírse y comentar detalles sobre el perro.

El papel del perro en las terapias asistidas con animales es fundamental, potencia el trabajo de los terapeutas y los profesionales en educación que dirigen las actividades. Mientras ayuda a mejorar la vida de las personas, el perro disfruta de su trabajo como un miembro más del equipo mientras que el terapeuta, por supuesto, no olvida que es más que un instrumento terapéutico: el perro es un animal de compañía que debe recibir los cuidados adecuados para mantenerse sano y feliz.

Hay #AnimalesQueCuran y en la Fundación Affinity tenemos la suerte de contar con muchos de ellos en nuestro equipo.

Te puede interesar

Descubre nuestra causa #AnimalesQueCuran

¿Importa la raza para ser perro de terapia?