Por fin en España los animales son legalmente “seres sintientes”

Por fin en España los animales son legalmente “seres sintientes”

El Congreso por fin ha reconocido el esperado estatus jurídico de los animales como seres sintientes o dotados de sensibilidad. Gracias a la reforma del Código Civil los animales dejan de ser cosas ante la ley y ahora son reconocidos como sujetos de derecho. Por lo tanto, 11 millones de perros y gatos en España pasarán a ser reconocidos por la ley como “seres vivos dotados de sensibilidad”.

En Fundación Affinity impulsamos en 2017, junto con otras entidades, diferentes iniciativas para lograr esta reforma. Por ejemplo, la campaña #AnimalesNoSonCosas tuvo un gran eco en la población, logrando visibilizar la necesidad de un cambio. Esta labor dio sus frutos y en diciembre de ese mismo año el Congreso admitió a trámite una proposición de ley para cambiar el régimen jurídico de los animales. Sin embargo, no fue hasta abril de 2021 cuando la Cámara Baja dio luz verde a tramitar el texto legal, que finalmente fue aprobado por la Comisión de Justicia el pasado 5 de octubre. Unas semanas después, el 17 de noviembre, el Senado debatió y votó el texto, que fue aprobado y que ahora ha sido ratificado por el Congreso.

“Sin duda, con el nuevo reconocimiento jurídico en el Código Civil, España ha dado un paso esencial y muy importante en la defensa de los animales. A partir de este momento su bienestar cobra importancia por encima de otras cuestiones. Como sociedad, proteger a nuestros perros, gatos y demás animales es una obligación y es el deseo de la mayoría que la ley esté de su parte. Hoy es momento de celebrar, pero con la mirada puesta en seguir avanzando en pro de los derechos de los animales”, explica Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

“Lo que hace esta ley es reconocer legalmente algo que la ciencia ha demostrado: que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Y esto jurídicamente es muy importante, porque permite vertebrar el trato que el derecho les da y por tanto, poder proporcionar a los jueces aquellas herramientas que necesitan para poder decidir y dictaminar teniendo en cuenta su condición de ser vivo. Tenemos que estar orgullosos del gran paso que estamos dando como sociedad, porque esto no se va a quedar aquí: con esta ley abrimos la puerta a grandes cambios futuros que van a venir dados por esta nueva condición”, afirma Marita Giménez-Candela, Catedrática y directora del máster de Derecho Animal y del ICALP de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Junto a lo modificación del Código Civil, la modificación de la Ley Hipotecaria ahora permite excluir a los animales de compañía de ser parte de una hipoteca, y la Ley de Enjuiciamiento Civil los declarará “inembargables”. Esto quiere decir, por ejemplo, que en los casos de divorcio o separación la justicia podrá determinar el régimen de custodia del perro o gato en base a lo que estime mejor para el animal, y que en procesos de embargo o desahucio los animales de compañía dejarán de ser considerados como bienes inmuebles y no podrán ser embargados. En conjunto, este avance legal sienta unas bases más sólidas para la defensa de los animales y ayudará también a armonizar la legislación sobre sus derechos que tienen las diferentes Comunidades Autónomas.