Los beneficios de adiestrar a un perro en positivo

Los beneficios de adiestrar a un perro en positivo

Las conductas premiadas y reforzadas tienden a repetirse, mientras que las ignoradas con el tiempo desaparecen o cambian. Así podría resumirse lo que significa adiestrar a un perro en positivo. En palabras de Maribel Vila, adiestradora canina de la Fundación Affinity: “Educar en positivo significa utilizar refuerzos positivos como la comida, juegos, caricias. Esto no significa que el perro haga lo que quiera. Necesita límites para saber qué puede hacer y qué no. Desde dejarle claro dónde puede entrar, si puede o no subirse al sofá, dónde puede jugar. Se trata de aplicar el sentido común.”

Adiestrar un perro en positivo y sus beneficios

La educación en positivo tiene múltiples beneficios si se realiza correctamente:

Obediencia básica. Sin necesidad de ser un especialista en adiestramiento canino podrás enseñarle a tu perro muy fácilmente las normas del hogar. Con refuerzos positivos como comida, juego o caricias podrás enseñarle, desde el primer momento de la llegada de un animal de compañía a tu familia, cuáles conductas tienen premio, qué está bien y que no. También, además de normas de obediencia básica, como decirle que se siente, que no se suba en el sofá, que vaya a tu lado mientras caminas, puedes enseñarle algunos trucos que fortalecerán sus habilidades motoras.

Implicación de toda la familia. Todos los miembros de la familia pueden participar en este proceso de educar en positivo al animal de compañía. Todos, niños y adultos, deben estar de acuerdo en qué comportamientos tienen premio y no deben olvidar nunca motivar al animal para que vuelva a repetirlos. Con la educación en positivo, el cuidado constante y la conciencia sobre el tiempo que debemos dedicar a nuestro animal, nuestro perro será feliz porque cubriremos necesidades básicas como alimentación, higiene y ocio.

Ayuda a crear un vínculo más fuerte con el perro. La educación en positivo, basada en premiar las buenas acciones de nuestro perro, fortalece nuestro vínculo afectivo y la comunicación con el animal. Enseñarle al perro que si se comporta de una u otra manera tendrá premio, es mucho más claro que gritarle o darle malos tratos porque seguirá sin entender qué fue lo que hizo mal. Al educar nuestro perro en positivo memorizará aquellos comportamientos que traen como resultado una caricia, un trozo de comida y un largo juego. El perro se esforzará por repetir esta acción cuantas veces sea posible para seguir ganando recompensas.

Sufre menos estrés y ansiedad. Si enseñamos a nuestro perro cómo debe comportarse sabrá con certeza qué debe hacer y qué no, no se confundirá. Sabrá manejar diferentes situaciones, como quedarse solo en casa y relacionarse con otros perros. Por ejemplo, si nuestro animal se queda algunas veces solo en casa, durante el día o un intervalo de tiempo, debe entender que debe comportarse bien y esperar nuestro regreso. No debe asociar el hecho de estar solo con el sinónimo de anarquía o abandono. Con un premio al regresar a casa entenderá que debe relajarse, estar tranquilo y esperar pacientemente porque siempre regresaremos a darle su recompensa.

Los perros son animales que se guían por instintos, pero nuestra labor es orientarlos y enseñarles a comportarse de la mejor manera posible, siempre con refuerzos positivos. Después de algunas repeticiones asociarán una determinado llamado verbal o un premio con algo positivo y sabrán que algo han hecho bien. ¡Educa a tu perro en positivo!

Te puede interesar

Órdenes básicas de obediencia

Lo que tienes que saber si te decides por adoptar un cachorro