¿Por qué elegir un gato para acompañar a una persona de la tercera edad?

¿Los gatos son adecuados para las personas mayores?

Un gato es una excelente compañía para las personas de la tercera edad porque ayuda a disminuir el sentimiento de soledad, la depresión y ayuda a mantener a las personas mayores físicamente activas.

¿Por qué elegir un gato para acompañar a una persona de la tercera edad?

Si estás pensando en adoptar un gato debes saber que son muchos sus beneficios para las personas mayores. Convivir con un gato comporta beneficios tanto a nivel físico como psicológico, ya que además de ser una buena compañía está demostrado que ayuda a reducir los niveles de presión arterial, aumentar los niveles de serotonina e incentiva a que las personas se mantengan activas y no caigan en la apatía y la depresión.

  • Aunque los gatos tienen fama de ser muy independientes, en realidad son muy cariñosos y apegados a las personas que los cuidan, quieren mimos muy a menudo y les encanta que los acaricien. Esto, sin lugar a dudas, los convierte en una compañía ideal para personas mayores que viven solos y que pueden caer en depresión porque tendrán a un compañero en casa que los motivará cada día.
  • Los gatos son animales de costumbres y hábitos diarios: tienen una rutina. Su día se divide en beber agua, comer, asearse y hacer la siesta (pueden llegar a dormir hasta 16 horas al día, en siestas cortas). Normalmente realizan todas sus actividades diarias en el mismo horario y la persona mayor que los cuida puede adaptarse fácilmente a estos hábitos y hacerse cargo de cubrir sus necesidades básicas.
  • Los gatos son animales de compañía muy fáciles de cuidar. Al adoptar un felino la persona adquiere responsabilidades como alimentarlo, mantener limpia la bandeja de la arena y darle cariño, pero no tiene la misma exigencia física que con el cuidado de un perro. El gato no necesita salir a pasear a la calle varias veces a día, ni requiere de horas de juego en el parque como los perros, sino que con 20 a 30 minutos de jugar en casa están más que felices.
  • Una persona mayor puede hacerse responsable de un gato, incluso si tiene movilidad reducida, ya que en existen, por ejemplo, bandejas de arena que se limpian solas así como comederos y bebederos de agua automáticos. Como las necesidades básicas del animal de compañía están resueltas, la misión del cuidador será únicamente la de darle afecto.

Si estás a punto de llevar un gato a casa de una persona mayor es muy importante que estés seguro de que el animal será bienvenido, ya que algunas personas mayores tienen mucha actividad social y no están dispuestos a cambiar sus hábitos diarios.

Además, debes tener claro qué tipo de gato conviene más a la persona mayor, si uno adulto o joven, porque los cuidados son diferentes: un gato adulto será más independiente desde el principio y su personalidad será más fácil de descifrar, en cambio, un gato de corta edad necesitará más atención y será más hiperactivo.

Si ya has valorado todos estos beneficios y, además, tienes muy claras las responsabilidades ¡no lo pienses más y adopta un gato!

Te puede interesar

7 Beneficios de tener un gato
Por qué tener un gato es bueno para tu salud
12 consejos prácticos para tener una buena relación con tu gato

Añadir nuevo comentario