Pregúntate esto cuando vayas a adoptar un animal de compañía

Si quieres adoptar un animal de compañía, pero todavía tienes algunas dudas, prueba responder estas preguntas. Te ayudarán a saber qué tan preparado estás para acoger un nuevo miembro en tu hogar.

¿Por qué quieres adoptar un animal de compañía?

Piensa muy bien tu respuesta, porque establecerás una relación a largo plazo. Debes estar muy seguro o segura de poder asumir la responsabilidad a largo plazo y que no solo se trata de un capricho momentáneo. ¿Quieres regalarlo a tus hijos o tu pareja? ¿Quieres cubrir la pérdida de algún familiar o de algún otro animal de compañía? ¿Quieres ayudar a los animales en situación de abandono y adoptar te parece la mejor opción? Si el animal de compañía no es para ti, recuerda que un animal no es un regalo ni un juguete y la otra persona puede no estar preparada para dedicarle el tiempo y cuidados que requiere.

¿Te puedes permitir adoptar un animal de compañía?

Esta es una pregunta simple y la respuesta es clara y concisa: sí o no. Además de querer hacerlo, debes estar seguro de poder hacerlo. Es importante que seas consciente de que, además disponer de tiempo para cuidarlo, llevarlo de paseo, jugar y darle de comer, debes tener la capacidad de cubrir los gastos de alimentación, servicios veterinarios, juguetes, educación (si es necesario), entre otros muchos gastos que se suman mes a mes y durante muchos años. Debes estar seguro de poder cubrir todas estas necesidades de tu animal de compañía.

¿Puedes tener un animal de compañía en tu residencia habitual?

Antes de emocionarte primero debes analizar si el espacio en el que vives es adecuado para un animal de compañía, si tiene suficiente espacio para estar cómodo y a gusto. Si vives en un piso de alquiler, debes revisar si en tu contrato está o no permitida la tenencia de animales y si eres propietario deberás conocer las normas de la comunidad de vecinos. También, en caso de convivir con otras personas, es importante que estés seguro de que todos están de acuerdo y que no sufren de alergias u otros problemas de salud que no les permiten estar cerca de un animal.

¿Con quién planeas dejar a tu animal de compañía en vacaciones si no puedes llevártelo contigo?

Esto es algo que debes tener muy claro y no sólo debes pensar en las vacaciones, sino en el caso de algún viaje inesperado. ¿A quién puedes confiarle el cuidado de tu animal de compañía en caso de que no puedas llevarlo contigo? Debes tener claro el plan que seguirás en cualquier circunstancia, si lo puedes confiar a algún amigo o familiar o si ya conoces una guardería en la que lo cuidarán y lo mimarán como en casa.

¿Estás preparado para los cambios que habrá en tu hogar?

Debes ser consciente de que los animales viven según sus instintos y más si se trata de animales de corta edad. Pueden querer correr sin control, trepar por las cortinas, morder las esquinas de los muebles y hasta desaparecer con tus zapatos. Debes estar preparado para la etapa de aprendizaje del animal, en la que podrás enseñarle los límites y las normas de su nuevo hogar.

¿Ya has contestado estas preguntas? Ahora tómate el tiempo necesario para meditar si realmente estás preparado para adoptar un animal de compañía. Hay muchas consideraciones a tener en cuenta, recuerda que vas a tener una relación a largo plazo y que el objetivo de adoptar siempre es darle una segunda oportunidad a un animal de compañía, que está dispuesto a darte todo su cariño incondicional.
Lee aquí historias de adopción que te servirán de inspiración