Terapias Asistidas con Perros para pacientes con Alzheimer

Terapias asistidas con perros para personas con Alzheimer en España

La terapia con perros para pacientes con Alzheimer es una de las aplicaciones de las Terapias Asistidas con Animales que más interés despierta en el ámbito de los servicios geriátricos y atención a las enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Aunque se trata de una enfermedad incurable hasta el día de hoy, las Terapias Asistidas con Animales sirven para reducir el impacto de esta enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa irreversible que afecta la memoria, la conducta, la personalidad y, por lo tanto, la relación de la persona con los demás. Se trata de una de las enfermedades más difíciles de gestionar y una de las que más cuidados y gasto económico requiere. Aunque no se ha encontrado ninguna terapia o fármaco que permita la recuperación cognitiva y de la memoria, el trabajo con los animales ha demostrado ser muy útil para que las personas mayores con Alzheimer y otras formas de demencia, se relacionen mejor con su entorno y disminuyan la irritabilidad, la ansiedad y el estrés.

Debido a que el Alzheimer no solo afecta al paciente, sino que también afecta las relaciones con las personas que le rodean, en especial a sus familiares y cuidadores, las terapias con perros suelen incluir la participación de las personas afectadas y su entorno familiar. Siempre bajo la dirección de un profesional en Terapias Asistidas con Animales, los perros de terapias ayudan a generar oportunidades para que el enfermo de Alzheimer y su familia tengan una experiencia de bienestar.

El punto de partida es que la simple presencia del animal afecta positivamente la conducta y emociones del ser humano, un fenómeno explicado en el análisis científico del vínculo entre animales y personas. Por lo tanto, cuando la persona con Alzheimer nota la presencia del animal su actitud cambia. Esto es un gran efecto, considerando las grandes dificultades de comportamiento y mentales que genera el Alzheimer. Este primer efecto abre las posibilidades para que la terapia ayude a que la persona active su capacidad motriz, comunicativa y mental. Actualmente no existe un tratamiento curativo para el Alzheimer, pero las terapias ayudan a reducir el impacto de la enfermedad, ralentizar el progreso del deterioro cognitivo y controlar los trastornos de conducta.

Terapias Asistidas con Perros, Alzheimer y salud

En el caso del Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas, la terapia con animales no sustituye otros esfuerzos terapéuticos o farmacológicos, pero sí incide positivamente. Estudios recientes han demostrado que la relación con los perros incide en la salud del paciente con Alzheimer. También se ha observado el mayor potencial que tiene contar con un perro de terapia residente en centros geriátricos, que solo el perro de visita. En el mismo orden, se ha comprobado que la presencia y terapia con animales en el contexto de pacientes con enfermedades neurodegenerativas mejora su humor, su disposición para seguir tratamientos y para alimentarse, lo cual genera un aumento de los niveles de nutrición.

Aunque la mayoría de los estudios se han hecho en centros asistenciales, la interacción con un perro de compañía en el hogar también puede traer los mismos beneficios a la persona con Alzheimer y a sus cuidadores. No obstante, es muy importante que un profesional en Terapias Asistidas con Animales guíe la interacción para que la terapia cumpla los efectos deseados.