Órdenes básicas de obediencia

Órdenes básicas de obediencia para perros

Si has decidido a adoptar un cachorro o un perro adulto, debes prepararte para enseñarle las normas de su nuevo hogar y las órdenes básicas de obediencia. El perro debe aprender órdenes como venir cuando lo llamas, quedarse quieto, sentarse, seguirte y caminar a tu lado. Esto te ayudará a evitar problemas de comportamiento a la vez que tu perro disfrutará aprendiendo trucos nuevos. La constancia y la paciencia serán fundamentales en este proceso.

Sin necesidad de ser un especialista puedes enseñarle a tu perro las órdenes de obediencia básica con refuerzos positivos (premios, juegos y caricias). Puedes enseñarle una orden con un gesto o una palabra para que el perro realice una acción u otra. Sin embargo, no puedes olvidar darle el merecido premio a tu animal de compañía cuando cumpla con el objetivo. Recuerda que las conductas premiadas y reforzadas tienden a repetirse.

Algunas de las órdenes de obediencia básica que debes enseñarle a tu animal de compañía son:

Sentarse. El perro debe aprender a sentarse cuando se lo pidas. Puedes coger un trozo de comida con una mano y sostenerlo encima del perro, como un señuelo. Cuando se siente debes decir “siéntate” y darle el trozo de comida o una caricia. El perro entenderá, con la repetición, que si se sienta frente a ti tendrá un merecido premio.

Permanecer quieto. Si quieres que tu perro permanezca sentado y quieto, tanto en casa como en un lugar en el exterior, este es un buen truco que debes enseñarle. El perro debe saber que al colocarte delante suyo con la palma de la mano extendida y al pronunciar la palabra: “quieto” debe quedarse inmóvil. Puedes alejarte de él y deberá permanecer en el mismo lugar. Premiar de inmediato al perro con una recompensa hará que lo memorice como un truco y lo vuelva a repetir.

Venir. Tu perro debe saber que al llamarlo por su nombre debe venir. Para que memorice este truco debes llamarlo por su nombre y decir la orden: “ven”. Si tu perro va hacia ti, debes premiarlo con lo que más le guste, puede ser una pelota, un juguete, algo de comer o decirle: “¡bien!”.

Caminar a tu lado. Cuando nuestro perro es grande, o es pequeño pero juguetón, tiende a ir mucho más rápido que nosotros y tirar de la correa. Debes enseñarlo a ir tranquilo por la calle, con calma y concentrado en el camino. Si el perro se adelanta o se retrasa debes darle un ligero tirón a la correa y premiar que ha seguido caminando a tu lado.

Estas normas de obediencia básica las debes practicar cada día con tu perro, debes repetirlas una y otra vez. Si es un cachorro, desde los 3 o 4 meses ya estará preparado para aprender y si ya es un adulto, nunca es tarde: siempre puedes mejorar cualquier comportamiento. Recuerda que las órdenes deben ser siempre las mismas, así no se confundirá tu animal de compañía. Elimina los castigos de la rutina con tu animal de compañía y premia los buenos comportamientos.

Descarga: Órdenes básicas de obediencia